La pérdida de un ser querido es un dolor que puede resultar abrumador, pero cuando esa pérdida se debe al suicidio, las emociones y preocupaciones pueden intensificarse. En momentos tan difíciles, es crucial brindar un apoyo compasivo a familiares y amigos que atraviesan este doloroso proceso. Aquí te presentamos algunas sugerencias sobre qué hacer y qué decir para ayudar a alguien que enfrenta esta situación devastadora.

Qué hacer:

  1. Paciencia y comprensión: Ten paciencia y trata de comprender que la situación es extremadamente difícil para tu familiar o amigo. El duelo por suicidio puede generar una gama compleja de emociones, desde la tristeza hasta la ira, y es esencial ser comprensivo durante este proceso.
  2. Evitar buscar culpables: No busques culpables ni hagas juicios sobre nadie. La culpa es una carga pesada que puede ser especialmente perjudicial en estas circunstancias.
  3. Trato normal: Trata a la persona en duelo como lo harías con cualquier otra que pierde a un ser querido. Aunque su situación sea única, necesitan sentir que son tratados con normalidad.
  4. Comunicación inmediata: Ponte en contacto tan pronto como puedas. Aunque algunas personas prefieren la soledad, mostrar tus sentimientos desde el principio es crucial. Hazle saber que estás preocupado y disponible para ayudar en lo que sea necesario.
  5. Permitir la expresión: Deja que la persona se exprese y desahogue sus emociones. Escuchar es una de las formas más significativas de apoyo.
  6. Gestos simples: A veces, gestos simples como un abrazo o acompañarlos en un paseo pueden ser de gran ayuda. Ofrecerte para tareas cotidianas, como cocinar, cuidar a los niños o manejar el papeleo, también puede aliviar su carga.
  7. Apoyo a largo plazo: La ayuda debe extenderse más allá de las primeras semanas. Las fechas especiales, como aniversarios y cumpleaños, pueden ser momentos particularmente difíciles. Ofrece tu apoyo continuo en estos momentos.
  8. Ayuda médica: Si notas que necesitan ayuda profesional, acompáñales al médico o recomiéndales que vayan. Los profesionales de la salud pueden brindar orientación sobre las mejores opciones para su situación.
  9. Cuidado personal: Si tú también estás pasando por un momento difícil debido al suicidio, recuerda que es importante buscar apoyo. Habla con amigos, familiares o profesionales de la salud sobre tus propias emociones y necesidades.

Qué decir:

  1. Honestidad sobre la incapacidad para encontrar palabras: Es mejor decir «no sé qué decir» que evitar hablar del suceso. La honestidad sobre la dificultad para encontrar palabras puede ser reconfortante.
  2. Expresar condolencias: Expresa tu pesar tan pronto como sea posible. Decir un simple «lo siento mucho» puede significar mucho para la persona en duelo.
  3. Preguntar y ofrecer ayuda: Pregunta a la persona cómo se siente y qué necesita. Ofrece tu disposición para hablar o ayudar en cualquier cosa que pueda aliviar su carga.
  4. Rememorar a la persona fallecida: Puedes hablar de la persona fallecida y compartir lo importante que era para ti. Recordar los momentos positivos puede ser reconfortante.
  5. Evitar detalles sensibles: Evita preguntar detalles específicos sobre la muerte. La delicadeza en este aspecto es esencial.
  6. No juzgar ni buscar explicaciones: Intente no juzgar la situación ni ofrecer opiniones sobre posibles causas del suicidio. A veces, simplemente estar presente y escuchar es suficiente.

En estos momentos difíciles, el apoyo y la compasión pueden marcar la diferencia en la vida de alguien que atraviesa el duelo por suicidio. No subestimes el poder de tu presencia y de ofrecer tu hombro en silencio.

Dr. Psi. RICARDO BRAVO DE MEDINA

Psicólogo Especialista en Psicología Clínica