Bravo de Medina | Instituto Cllinico de Psicología e Innovación

Clínica y Psicoterapia infanto-juvenil

La Psicoterapia Infanto-Juvenil aborda los problemas de niños y adolescentes desde una perspectiva integradora y tomando como punto de partida la edad de la persona y su momento evolutivo. Intervenimos en la familia, como elemento fundamental para el desarrollo del niño y adolescente y, por tanto, elemento clave en la solución de los problemas infanto-juveniles.

Entendemos los diferentes síntomas que pueden mostrar los niños y niñas como modos de comunicar un malestar o dificultad que es importante atender y tratar. Atendemos conductas que puedan preocupar al entorno cercano del niño/a o adolescente, creando juntos un equipo terapéutico con el que identificar y trabajar sobre el foco del problema.

Si pensamos en nuestra niñez podremos recordar experiencias y momentos que nos han marcado y convertido en las personas que ahora somos. El desarrollo humano es un proceso continuo pero la infancia es una etapa que se debe cuidar, ya que puede determinar muchos aspectos de una persona. Durante los primeros años de vida, los niños se enfrentan a diversos conflictos que pueden afectar a su bienestar personal, a sus relaciones sociales y familiares o a su proceso de aprendizaje. Algunas de las manifestaciones más habituales son los problemas de comportamiento o de relación, los miedos,  la timidez, la impulsividad o el control de esfínteres entre otros.

Infancia

La primera infancia es la etapa más importante del ciclo vital, en la cual se forman más conexiones cerebrales. Es la etapa en la que se potencian las capacidades de los niños, se apropian del lenguaje, comprenden la cultura y los valores de su comunidad, descubren las posibilidades de su mente y su cuerpo, construyen su personalidad y adquieren habilidades para relacionarse con sus pares.

Adolescencia

La adolescencia es una etapa caracterizada esencialmente por los profundos cambios físicos, psicológicos, sexuales y sociales que tienen lugar.  El adolescente se enfrenta a conflictos relacionados con su identidad, con su imagen o con la necesidad de independencia y autonomía.  Es normal que surjan ciertas dificultades o problemáticas en esta etapa, pero en ocasiones se hace necesario el apoyo terapéutico.

Problemáticas comunes

BM-familia 2

Terapia de familia

La terapia familiar es un tipo de psicoterapia ideada para ayudar a los miembros de una familia a resolver problemas de comunicación y conflictos recurrentes. Suele ser un terapia a corto plazo que ayuda a entenderse mejor y capacita para superar juntos momentos de dificultades o estrés.

Problemas de conducta

Desobediencia, indisciplina, rabietas, negativismo, ansiedad, agresividad… son algunos de los trastornos de conducta más habituales durante la infancia. Es importante diagnosticarlos y tratarlos mediante terapia y apoyo específicos para conseguir controlar la situación y evitar futuros problemas de salud mental.

Dificultades de aprendizaje

Si un niño presenta dificultades significativas en la adquisición y uso de la capacidad para hablar, leer, escribir, razonar o los cálculos matemáticos es importante realizar una evaluación temprana, pues es fundamental llevar a cabo una intervención terapéutica adecuada en forma y tiempo.

Acoso escolar / Bullying

Si un niño o adolescente ha padecido bullying necesitará ayuda para recuperar su bienestar. Una terapia psicológica adecuada conseguirá que recupere su autoestima, proporcionándole herramientas para combatir la ansiedad y entrenamiento en habilidades de comunicación y resolución de problemas.

Problemas emocionales

Falta de autoestima, miedo, tristeza, provocación, pasividad, trastornos de alimentacion… son problemas que a veces aparecen en la etapa adolescente, llena de cambios y retos. Para superar estas dificultades es clave un tratamiento que construya una sana autoestima y consolide buenos valores y actitudes positivas.

Escuela de padres y madres

La escuela de padres consiste en una serie de sesiones grupales donde se resuelven dudas sobre cómo actuar ante el alcohol y las drogas o las nuevas tecnologías y se aportan pautas sobre la crianza y educacioón para que nuestros hijos crezcan en un ambiente feliz, estimulante y protector que les prepare para una vida autónoma, plena y consciente en un mundo en constante cambio.