Programa de mindfulness para niños y niñas

Practicar la atención plena de forma divertida

"... Ser capaces de reflexionar sobre nuestro propio mundo interior es un elemento básico de las habilidades y del conocimiento que fomenta el bienestar y la vida con sentido. Asentar las bases de la función reflexiva mediante la práctica del Mindfulness sería una inversión educativa inteligente y duradera en la prevención en materia de bienestar fisiológico, mental y emocional. Los jóvenes que cuentan con habilidades reflexivas bien desarrolladas y con un cerebro ejercitado en el mindfulness están preparados para mostrar mayor flexibilidad en contextos nuevos y para establecer relaciones interpersonales más satisfactorias, que reforzarán su sensación de bienestar y de flexibilidad a medida que crezcan."

Dan Siegel

¿Qué es mindfulness?

La atención consciente o atención plena, mindfulness, es una práctica en la que tomamos conciencia de las distintas facetas de nuestra experiencia en el momento presente. Podemos aprender a ser conscientes de cómo nos movemos, cómo nos sentimos (tanto física como emocionalmente) y cómo respondemos o reaccionamos ante cada nomento de la vida. Por tanto, se trataría del arte de vivir intensamente el presente, de vivir sintiendo el momento.

¿Por qué para niños?

El mindfulness responde a a gran necesidad, sobre todo en los tiempos que vivimos, de tener un poco de tranquilidad tanto física como mental. Los estudios hasta ahora realizados en niños sobre los efectos de las intervenciones de mindfulness sobre la salud mental y los problemas de comportamiento en los niños muestran resultados prometedores.

¿En qué consiste el programa?

Taleres vivenciales, participativos e integrales a través del juego y de distintas actividades dirigidas a niñas y niños. El objetivo principal es desarrollar la atención consciente y plena en los participantes.

Se trabajan estrategias de atención y concentración que repervuten en un mejor rendimineto académico, así como en la reducción de los niveles de estrés del alumnado.

Las prácticas propuestas en los talleres activan la habilidad que reside en cada menor para mantenerse sano y feliz, disfrutando con plenitud de cada momento.

Beneficios

  • Potencia la memoria
  • Mejora la concentración
  • Ayuda a gestionar las emociones y a disminuir la ansiedad
  • Ayuda a mejorar el autocontrol
  • Potencia las habilidades prosociales como la empatía y la comprensión hacia los demás
  • Ayuda a desarrollar habilidades naturales de resolución de conflictos.