Bravo de Medina | Instituto Cllinico de Psicología e Innovación

Servicio psicológico de asistencia directa domiciliaria (SADP)

La intervención psicológica domiciliaria que ofrece Bravo de Medina se define como un servicio personalizado, integral y con una perspectiva ecológica. Este servicio contiene un conjunto de actuaciones y procedimientos estructurados de carácter psicológico y basados en la evidencia científica que se prestan en el lugar de referencia o entorno habitual del usuario pudiendo ser desde el propio domicilio a la propia empresa.


Algunas de las ventajas de esta modalidad asistencial:

  • Se facilita la asistencia psicológica para aquellas personas que, debido al propio cuadro psicológico, físico, de movilidad limitada, o coyuntural no pueden desplazarse a la consulta del especialista.
  • Facilita una reprogramación de las actividades y patrones saludables de comportamientos y rutinas diarios como consecuencia de un mayor conocimiento del entorno de la persona afectada, dando lugar a una mejor detección y análisis de las características de ese medio y su impacto en la persona.
  • Adecuación del horario a las necesidades del demandante ahorrando tiempo y energía en costosos desplazamientos.
  • Ofrece un propio entorno seguro, conocido, cálido y confortable para el usuario.
  • Supone una atención directa con valor ecológico, es decir utilizando los recursos del propio medio inmediato del usuario.
  • Se complementa con el asesoramiento, información y apoyo de quienes le rodean convirtiéndose en agentes activos del cambio y la recuperación.

Para alcanzar los objetivos propuestos es necesario la regularidad y continuidad del tratamiento o programa establecido

Al mismo tiempo y una vez establecidos los objetivos, el psicólogo se centrará en la consecución de esos fines, por lo que para no perder la presión y el foco de tratamiento no se atenderán otras circunstancias no relevantes que se pudieran demandar en su entorno.

La adecuación de la programación horaria es muy importante tanto para el usuario como para el demandante y en todo momento será respetada. Fuera de las horas de intervención domiciliaria pactadas el psicólogo no realizará intervenciones. Las cuestiones y dificultades que puedan surgir se abordarán en las siguientes sesiones.

El número de sesiones semanales serán establecidos por la coordinadora del servicio en función de los objetivos a alcanzar por un lado y por otro en función de las propias necesidades del usuario o demandante del servicio.

Destinatarios

Si bien es cierto que la intervención domiciliaria es aplicable a todas aquellas personas que necesitan apoyo psicológico, neuropsicológico y psicopedagógico, debemos señalar que no todos los problemas son igualmente susceptibles para esta modalidad de tratamiento ya que su incorrecta aplicación pudiera tener un efecto perjudicial. Por consiguiente, se trabaja con unos criterios de exclusión e inclusión a tratamiento. De forma genérica podemos decir que abordamos los siguientes casos previa evaluación:

  • Personas que sufran cuadros ansioso-fóbicos y depresivos
  • Personas que sufran impedimentos físicos o coyunturales por los que les sea imposible trasladarse a la consulta
  • En la terapia psicológica con niños y adolescentes, sobre todo en sus primeras fases de tratamiento.
  • En personas que requieran de estimulación cognitiva.

Tarifas

Las tarifas que se aplicarán dependerán tanto de las distancias de desplazamientos como del número de sesiones y horarios empleados dentro del programa ofertado.

Se debe de tener en cuenta la importancia de la regularidad y constancia en el tratamiento hasta su finalización como requisitos fundamentales para el éxito del programa ya que su interrupción supondría el fracaso en la consecución de los objetivos.

Metodología de trabajo

Un facultativo especialista en psicología clínica se desplazará al domicilio o lugar de referencia del demandante para realizar una cobertura psicológica que se desarrollará en 4 fases bien diferenciadas:

 

1 / Fase de evaluación

Durante esta fase el facultativo deberá evaluar la demanda con el objeto de valorar el estado del usuario, las conductas problemas, junto con un estudio de su entorno y poder establecer los objetivos principales del tratamiento junto con un diseño personalizado del mismo.

2 / Establecimiento de hipótesis de trabajo e indicaciones a tratamiento.

Una vez recogida y evaluadas todas las pruebas e información, la psicóloga pasará al estudio e interpretación de los resultados. Con todo esto se realizará una devolución al demandante de las conclusiones más relevantes con una propuesta ajustada a las necesidades del mismo. En este momento se planificarán los objetivos de forma consensuada con el usuario.

3 / Fase de intervención

El propósito de la intervención radica en introducir pequeños cambios de forma ecológica e ir construyendo una mayor tasa de respuestas adaptativas que se incrementarán gradualmente dirigidas hacia las metas y objetivos deseados.

Las actividades, pautas y actuaciones serán seleccionadas de forma personalizada adecuando el entorno a la consecución de las necesidades establecidas. Para ello se propondrán unos módulos de trabajo que contienen diferentes competencias a adquirir. En cada módulo de competencias se dotarán de los recursos que el usuario necesita adquirir para conseguir sus metas.

 

4 / Fase de seguimiento

Una vez acabado el tratamiento y conseguidos los objetivos pretendidos se acordarán visitas de recuerdo para realizar el seguimiento del caso y poder resolver dudas o dificultades que pudieran aparecer.