El sistema inmunitario es nuestra primera línea de defensa contra las infecciones. Cada vez que nuestro cuerpo se encuentra con un patógeno, desencadena una respuesta compleja para combatirlo. Sin embargo, diversos factores pueden influir en la eficacia de esta respuesta, incluido el historial de tabaquismo.

Un reciente estudio publicado en la prestigiosa revista Nature revela que el tabaco no solo afecta la respuesta inmunitaria durante el tiempo que se fuma, sino que también deja huellas duraderas incluso después de dejar de fumar. Este descubrimiento resalta la importancia de comprender cómo el tabaquismo impacta en nuestra salud más allá de los efectos evidentes en los pulmones y el sistema cardiovascular.

La importancia de una respuesta inmunitaria efectiva

Cuando nos enfrentamos a un agente infeccioso, nuestro sistema inmunitario despliega una serie de mecanismos para neutralizarlo. La respuesta inicial, denominada inmunidad innata, actúa rápidamente pero puede ser menos específica y efectiva. Posteriormente, la inmunidad adaptativa entra en juego, ofreciendo una defensa más específica y potente, pero que requiere más tiempo para desarrollarse por completo.

La coordinación y eficacia de estas respuestas son fundamentales para combatir las infecciones de manera efectiva. Sin embargo, el tabaquismo puede desequilibrar este delicado sistema inmunitario, como revela el estudio reciente.

Impacto del tabaco en la respuesta inmunitaria

El estudio, realizado por investigadores del consorcio Milieu Intérieur, analizó la respuesta inmunitaria de 1000 personas, centrándose en factores genéticos y ambientales. Descubrieron que el tabaquismo es uno de los principales factores ambientales que afectan la respuesta del sistema inmunitario.

Se encontró que tanto los fumadores activos como los antiguos fumadores mostraban alteraciones significativas en su respuesta inmunitaria. Sorprendentemente, incluso después de dejar de fumar, los efectos persistieron durante años, especialmente en la respuesta inmunitaria adaptativa.

Mecanismos subyacentes

Los investigadores también investigaron los mecanismos moleculares detrás de estos efectos duraderos. Descubrieron que el tabaquismo afecta a la metilación del ADN, un proceso crucial que regula la expresión génica. Esta alteración epigenética puede influir en la respuesta inmunitaria de manera duradera, incluso después de abandonar el hábito de fumar.

Implicaciones para la salud

Estos hallazgos tienen importantes implicaciones para la salud pública. Además de los conocidos riesgos de enfermedades pulmonares y cardiovasculares, el tabaquismo también aumenta la susceptibilidad a infecciones y puede contribuir al desarrollo de cáncer y enfermedades autoinmunes.

En resumen, el tabaco no solo afecta la salud a corto plazo, sino que también deja una marca duradera en el sistema inmunitario, comprometiendo nuestra capacidad para combatir enfermedades. Dejar de fumar es fundamental para proteger nuestra salud a largo plazo y mantener un sistema inmunitario fuerte y eficaz.

Referencia bibliográfica: Saint-André, V., Charbit, B., Biton, A., Rouilly, V., Possémé, C., Bertrand, A., … & Duffy, D. (2024). Fumar cambia la inmunidad adaptativa con efectos persistentes. Nature. El tabaquismo cambia la inmunidad adaptativa con efectos persistentes | Naturaleza (nature.com)

#Tabaquismo, #respuestainmunitaria, #saludpública

Dr. Psi. RICARDO BRAVO DE MEDINA

Psicólogo Especialista en Psicología Clínica