Introducción

En las últimas semanas, la atención mundial se ha centrado en conflictos devastadores, desde la reciente crisis en Ucrania hasta los persistentes enfrentamientos en Gaza e Israel. Estos eventos subrayan la cruda realidad de la guerra y sus impactos psicológicos. Este artículo explora el papel vital que desempeñan los psicólogos clínicos en situaciones de conflicto, destacando las similitudes entre las experiencias vividas por la población en Ucrania, Israel y Gaza.

Comprendiendo la guerra como un trauma colectivo

«En la guerra, el dolor es un trauma colectivo porque se inscribe en el inconsciente colectivo del pueblo», sostiene la profesional de salud mental Oleksandra Malysheva, haciendo eco de las palabras de Carl Jung. En Ucrania, el peso histórico de la opresión rusa y la traumática experiencia del Holodomor generaron un trauma colectivo. En Gaza, la población palestina también lleva el peso de décadas de conflictos y desplazamientos. En Israel, la sensación generalizada de inseguridad e incertidumbre debido a los recientes ataques de Hamas añade otra capa de complejidad al trauma colectivo.

Mecanismos de afrontamiento frente al conflicto

Ante la incertidumbre y la inseguridad, las personas afectadas por la guerra buscan respuestas iniciales que les permitan sobrellevar el impacto psicológico. En Gaza, al igual que en Ucrania e Israel, el miedo se convierte en un mecanismo de supervivencia tanto en el campo de batalla como en la vida diaria de los civiles.

Crueldad y el impacto en la salud mental

La crueldad extrema, un triste compañero de la guerra, deja cicatrices profundas en la salud mental. Actos de genocidio, como los observados en Ucrania, van más allá de la destrucción física; buscan infundir terror y borrar la identidad cultural. En Gaza, la población también enfrenta la brutalidad de los conflictos, con consecuencias igualmente desgarradoras. En Israel, la sensación de falta de empatía por parte de la población rusa y la vulneración de fronteras seguras agrega un nivel adicional de trauma.

La perspectiva profesional: Psicólogos clínicos en acción

Ante este panorama desgarrador, surge la necesidad urgente de intervención psicológica. Los psicólogos clínicos se convierten en guías para la resiliencia y la sanación. En Gaza, como en otras zonas de conflicto, la atención especializada se vuelve esencial para abordar los traumas y ayudar a reconstruir la estabilidad emocional.

Conclusión

La guerra, con su carga de trauma colectivo, requiere no solo atención médica física, sino también cuidado psicológico especializado. Los psicólogos clínicos desempeñan un papel crucial al ayudar a individuos y comunidades a encontrar la resiliencia, afrontar el miedo y construir una nueva realidad. En este momento crítico, reconocer la importancia de la salud mental se vuelve esencial para la reconstrucción de vidas y la preservación de la humanidad en tiempos de conflicto.

Video sobre psicólogos en el ejercito Ucraniano:

Dr. Psi. RICARDO BRAVO DE MEDINA

Psicólogo Especialista en Psicología Clínica