El trastorno de síntomas somáticos es como tener un teléfono que no deja de sonar, pero en lugar de llamadas reales, son los síntomas del cuerpo los que no paran de molestar. Veamos qué significa esto y cómo puede afectar a cualquiera.

¿Qué es?

Imagina que tienes un dolor persistente en el cuerpo, como una molestia en el estómago que no desaparece. Este dolor no solo es físico, sino que también te hace preocuparte constantemente por tu salud. Te preguntas si es algo grave, si necesitas ir al médico una y otra vez, incluso cuando no encuentran nada malo.

¿Cómo se manifiesta?

El trastorno de síntomas somáticos se caracteriza por la presencia de uno o más síntomas físicos que causan un malestar significativo en la vida diaria. Este malestar puede llevar a pensamientos desproporcionados sobre la gravedad de los síntomas, una ansiedad constante sobre la salud y dedicar demasiado tiempo y energía a preocuparse por los síntomas.

¿Qué lo hace diferente?

Lo que hace que este trastorno sea complicado es que los síntomas pueden persistir durante mucho tiempo, incluso cuando los médicos no encuentran una explicación clara. Esto puede generar frustración y ansiedad, ya que el malestar es real, pero la causa no está clara.

¿Cómo nos afecta?

Imagina que este dolor en el estómago persistente te impide disfrutar de las cosas que solías hacer. Te hace sentir atrapado en una preocupación constante por tu salud y te hace buscar respuestas médicas una y otra vez. Esto puede afectar tu calidad de vida y tu bienestar emocional.

¿Qué puedes hacer?

Una vez que se ha descartado el origen orgánico hay que empezar a pensar en el origen psicógeno. Esto no significa que el dolor no sea real, todo lo contrario. Sin embargo, la causa del dolor no es orgánica sino psicológica. Hablar con un psicólogo clínico podría ayudarte a comprender lo que está sucediendo y brindarte el apoyo y tratamiento adecuados para manejar tus síntomas y mejorar tu calidad de vida.

En resumen, el trastorno de síntomas somáticos puede ser como tener un teléfono que no deja de sonar con problemas de salud imaginarios. Pero no estás solo, y hay formas de manejarlo con la ayuda adecuada. Lo importante es buscar apoyo psicológico especializado y entender que tu malestar es real, aunque la causa no esté clara.

#Trastornodesíntomassomáticos, #Saludmental, #Bienestaremocional

Dr. Psi. RICARDO BRAVO DE MEDINA

Psicólogo Especialista en Psicología Clínica